Blogia
criticamedicina

Sergio Schoklender y Madres: la opinion de un periodista Hugo Presman

LOS PAÑUELOS SEGUIRÁN SIENDO BLANCOS   

                                                 

Por Hugo Presman  

 

 

 

 

El jueves 3 de mayo, desde el programa radial EL TREN, informamos en forma escueta la ruptura entre Hebe Pastor de Bonafini y Sergio Schoklender, adelantándonos tres semanas a que la noticia llegara a los grandes medios y estallara el escándalo el 25 de mayo. La primera información institucional de la Fundación Madres de Plaza de Mayo es del día siguiente. El texto revela el intento de minimizar lo acontecido y se encaminaba por un sendero que constituía un callejón sin salida. El texto, con el propósito de poner paños fríos dice:  “Buenos Aires, 26 de Mayo de 2011. Estimados compañeros y compañeras: Ante una serie de versiones periodísticas incorrectas sobre una supuesta confrontación entre el compañero Sergio Schoklender y la Fundación Madres de Plaza de Mayo, creemos que ustedes merecen conocer la verdad  sobre las razones de la renuncia de Sergio a esta institución.
Hace ya varios meses, Sergio nos venía manifestando que su rol como apoderado de la Fundación y responsable de la Misión Sueños Compartidos se le hacía incompatible con el desarrollo de su proyecto personal y manifestó su necesidad de desvincularse. Finalmente, el 6 de mayo último en reunión convocada por el Consejo de Administración de la Fundación de las Madres expresó su decisión de renunciar, pero aclaró que eso “no configura un abandono, sino simplemente un alto para intentar nuevas acciones en lo personal, con la absoluta convicción de estar siempre atento a los que ustedes pudiesen demandar de mí, como corresponde a un hijo.”
Por su parte, las Madres manifestaron su “agradecimiento eterno por el empeño, tesón, fidelidad y encomio” que Sergio siempre puso en la causa y aceptaron su renuncia con un “hasta luego”. Toda otra versión sobre la desvinculación de Sergio Schoklender de la institución, es un intento de  desprestigiar una vez más la obra de  Fundación que, como bien lo definió Sergio es el “proyecto social más ambicioso de los últimos tiempos. Juntos– escribió en su acta de renuncia–emprendimos y trazamos un camino de Sueños Compartidos con miles de familias, plasmando en realidad la recuperación de decenas de miles de dignidades postergadas, perdidas o negadas”. Dirección de la Fundación Madres de Plaza de Mayo” Bonafini continúo en la misma línea cuando pronunció su discurso del jueves 2 de junio ante una manifestación en su apoyo: “Hay muchos que vorazmente esperan ver qué carajo va a decir Hebe y se van a tener que morder la cola: hay demasiada sangre vertida para perder el tiempo en pelotudeces.”

Mientras tanto, Sergio Schoklender realizaba un raid mediático por los medios, empezando por Clarín. Se presentaba como un simple gestor que recibía órdenes de Bonafini.

En ese momento, la presidenta  de Asociación  Madres de Plaza de Mayo,  empieza a blanquear la situación. El sábado 4 afirma: “Si Sergio y Pablo cometieron delitos tendrán que pagar. Hace un año empecé a tener discusiones con Sergio porque quería convertir a la fundación en una empresa” El domingo 5 aparece un reportaje en  “ Tiempo Argentino” y a la noche otro de Víctor Hugo Morales en “Bajada de Línea”..   Ahí puede leerse: “La Fundación de las Madres y mis hijos están primero que todo. …No voy a defender nada ni esconder nada. Y mi sentimiento es una cosa personal que no tengo por qué contar…. Acabo de separar a Pablo y otras 16 personas más. Por las dudas, para que todo quede prolijo…  ¿Y a Ud. le parece que es la primer familia en la que suceden estas cosas? ¿O  la primera madre a la que un hijo le hace una cagada? No soy ni la primera ni la última, no le quepa la menor duda…. Hace un año empecé a tener discusiones con él porque quería convertir a la fundación en una empresa. Y yo le decía: mirá, Sergio, esto no es una empresa, somos un emprendimiento, somos soldados de este proyecto nacional y popular.” El martes 7 de junio afirmó en Página 12 en un reportaje  realizado por la periodista Nora Veiras: “…Pero no vamos a decir que el enemigo está mintiendo en todo. ….Estoy embroncada porque pareciera que todo es mierda como ellos. Tenemos que rescatar la posibilidad de darle oportunidad a la gente que está mal y no todos son Schoklender. Ese es el país que querían mis hijos, el país que quiero yo: la confianza en la gente y la oportunidad al que necesita. Sé que hice todo lo que podía hacer para que tuvieran un lugar, para que tuvieran un trabajo….. Si van presos que vayan presos, tienen que pagar lo que hicieron, es muy gordo, no es una pavada. Es que si robaron, es una traición y el traidor es muy fuerte. Creo que es la peor palabra que se le puede dar a una persona. Traición a todo: sentimientos, la confianza, a todas las Madres. Somos un montón de viejas que luchamos y peleamos, que la gente nos respeta por todo eso.”

SEPARAR LA PAJA DEL TRIGO

El accionar  de las Madres de Plaza de Mayo durante las dictadura establishment- militar es una gesta épica del siglo XX. Eso está en la  historia y ocupa un lugar que nada ni nadie podrá alterar. Las declaraciones y posiciones que Hebe ha venido realizando en las últimas tres décadas, como figura histórica y referente social le han merecido al autor de esta nota, muchas veces críticas severas y en otros acuerdos. Hay que diferenciar como sostiene el periodista Alejandro Horowicz entre “admiración, gratitud y prestigio, de veneración acrítica”  No existen en mi opinión y más allá de la envergadura histórica de los personajes, vacas sagradas a la que no se puedan criticar. Hebe pasó de estar rodeada de las distintas sectas de la izquierda bullanguera a ser una defensora incondicional del kirchnerismo.   

Sus posiciones blindadas, poco afecta a escuchar críticas, la llevó a descartar los señalamientos que le alertaban algunas de las características de Sergio Schoklender.

  

 El poeta y periodista Vicente Zito Lema, allá por febrero del 2003,  con extrema y justificada dureza le escribió en su carácter de rector renunciante de la universidad: “Querida Hebe: Más allá de cualquier desavenencia actual, serás siempre para mí, como desde hace muchísimas años, mi querida Hebe. Hace apenas una semana, charlando fraternalmente, cuando te expliqué las verdaderas razones por las cuales me había ausentado de la universidad en el verano, y que no quería hacer públicas para evitar mayores problemas, me dijiste que no ibas a intervenir en la disputa entre Sergio Schoklender y yo. También me dijiste que considerás a Sergio Schoklender como un hijo. Yo lamento profundamente esta disputa con Sergio Schoklender, que no inicié. Tampoco soy responsable del agravamiento que tuvo. Bien te consta. Te ruego entonces que en honor a la responsabilidad que tenés como presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo y rectora de la universidad y en memoria de mis compañeros, tus verdaderos hijos, mantengas tu palabra y no te involucres en la disputa, para que nadie se esconda bajo las polleras de las Madres. Hay momentos en nuestra vida en que los sentimientos no deben obstaculizar la búsqueda de la verdad. Todo esto es doloroso, querida mía. No tengo el menor deseo de lastimarte, ruego que esta situación se termine de la mejor manera y que más temprano que tarde volvamos a encontrarnos en la lucha, como lo hemos hecho tantas veces….. Me resisto a que ningún infausto monje negro reviva en nuestra institución una suerte de lopezreguismo. Ya he sufrido demasiado (persecuciones, censuras, atentados, exilio), al igual que muchos compañeros, en manos de esos nefastos mesiánicos. Sean los clásicos represores, o los que impúdicamente, saliendo de la oscuridad, se suben a caballo de experiencias históricas de las que nunca han sido parte….. He sido enterado por docentes de la universidad que desde hace ya meses se ha instalado una suerte de “conspiración” para alejarme de la universidad. Pienso que eso está ligado a mis críticas al administrador sobre su conducta y últimamente, y tal como he puesto en conocimiento de varios docentes, a que tengo fundadas sospechas sobre la manera en que se está gestando nuestra instalación en lo que se pretende sea la nueva sede de la universidad….. A esta altura de los acontecimientos es obligación que el administrador rinda cuenta de los numerosos aportes que la universidad ha recibido. Se nos habla de que la universidad está en ruinas, pero nada sabemos de cómo fue administrada y la suerte de las donaciones, de mucho valor, recibidas por la universidad y que sólo son conocidas y utilizadas por el administrador. La universidad debe tener una administración trasparente, de la que participen representantes de todo los que forman parte de nuestra institución…. Con dolor debo advertir públicamente que todo atentado o “extraño accidente” contra mi persona o contra mi familia caerá como responsabilidad sobre el administrador Sergio Schoklender, de quien ya conocemos perversas prácticas. ……Todo esto es doloroso, querida mía. No tengo el menor deseo de lastimarte, ruego que esta situación se termine de la mejor manera y que más temprano que tarde volvamos a encontrarnos en la lucha, como lo hemos hecho tantas veces. Recuerdo cuando me dijiste: “yo soy la madre, vos sos el padre y la universidad es nuestro hijo”. Hagámonos cargo de nuestras responsabilidades. Yo estoy dispuesto, me alejaré de la universidad, he pedido disculpas públicas a las Madres que participaron tristemente de mi enojo. Te pido a vos disculpas en tu carácter de presidente de Madres. Y vuelvo a pedirte que como rectora de la universidad no identifiques tu conducta con otra conducta que no sea la tuya. Ni la mía, ni la de Sergio Schoklender. La tuya.”

A su vez el periodista y militante social Guillermo Cieza escribió:  “La primera noticia preocupante sobre Sergio Schoklender me la dio hace alrededor de diez años el periodista Gabriel Fernández que dirigió durante un lustro el Diario de las Madres de Plaza de Mayo, y que junto a su mujer Vivian garantizaron la salida de un medio periodístico que fue un ejemplo de coherencia política. Cuando se decidió fundar la Universidad de Madres de Plaza de Mayo, surgieron algunas diferencias y los dos fueron despedidos. Tenían una relación laboral y les correspondía una indemnización. Le pagaron con cheques sin fondo. Los firmaba Sergio Schoklender.

 

  

  

  

  

  

  

  

  

  

 Quien reemplazó a Gabriel Fernández en la edición de una publicación que representaba el sentir de las Madres, fue el escritor Vicente Zito Lema, que también dirigió la Universidad”

Hebe desoyó todos los semáforos, consolidando esa llamativa relación nacida del dolor y la soledad entre un hijo que mató a sus padres y una madre a la que le asesinaron dos hijos.

  

LA CONSTRUCCIÓN DE CASAS

Han surgido cuestionamientos sobre si un organismo de derechos humanos debe construir casas.

En honor a la verdad se han construido miles de excelente calidad, dándole trabajo a gente que carecía de empleo alcanzando la significativa cifra de 6000 trabajadores, capacitándolos para poder realizar las tareas y estableciendo una estricta paridad entre hombres y mujeres contratados. Y luego tener la posibilidad de acceder a algunas de ellas. Se retomó de esta forma la construcción de viviendas populares entroncadas con la dignidad de aquellas construidas entre 1945-1955. En palabras de Hebe: “Yo decía, tenemos que entregar las casas equipadas porque los pobres, en las villas, tienen poco o nada y lo que tienen es viejo, feo, oscuro. Si uno le da todo nuevo, lo van a cuidar. Abrimos entonces un taller de costura para hacer los cortinados, los cubrecamas, los acolchados. Los hombres hacen las mesas y las sillas de madera. Es un proyecto de considerarlos personas, ciudadanos, que les dice “Hola”, que están dentro del sistema, que no están pateados. Por eso es diferente” 

La periodista Silvia Valerga en el sitio “Puede colaborar” que dirige el periodista Gerardo Yomal, cuenta el origen de la construcción de casas: “Cuando el gobierno pagó la indemnización por cada familiar desaparecido, estimativamente 250 mil pesos por cada uno, a Hebe de Bonafini le correspondían 500 mil.  Esta mujer se negó a recibirlos y obligó a tomar esa misma actitud a las madres de su organización. No estuvieron de acuerdo las de Línea Fundadoras, ni Hijos, ni Familiares. Bonafini pidió una audiencia con Néstor Kirchner, como lo había hecho con todos los presidentes anteriores que no la recibieron. Con su estilo, según nuestra fuente, le dijo: “no nos van a comprar con plata porque nuestros hijos no tienen valor monetario. Construya casas para los pobres con ese dinero y así honrarán sus memorias, porque ellos lucharon y perdieron la vida por los más desposeídos”. Inesperadamente para “Hebe”, el presidente Kirchner le respondió sonriente y cordialmente: “Tenés razón. Te convoco a que formes una ONG y sean ustedes las encargadas de construir las viviendas en todo el país. Nosotros les daremos la plata”.

Como bien señala el ensayista Alejandro Horowicz: “El error no fue construir casas, sino sumar a Sergio Schoklender a la tarea. Reducir toda la acción de los distintos organismos a este episodio tenebroso contiene la puñalada trapera”       

RESPUESTA EQUIVOCADA

Las denuncias que hacen a la escrupulosidad de los fondos, y más cuando son públicos, deben merecer una respuesta fundamentada en una solvente y meticulosa rendición de cuentas.

A una acusación sobre aspectos pocos claros en el manejo del dinero no se deben dar una respuesta política. La misma tiene sentido en la medida que se respalde una trayectoria histórica, pero no para sustituir una situación confusa a dirimir en el ámbito de la justicia. Para ser absolutamente claros: si ha habido una dispersión de fondos hacia bolsillos equivocados, la gesta de los pañuelos no puede ser la respuesta como en un primer momento se intento desde la Fundación y del gobierno.

 

 En ese aspecto fue muy preciso el escritor Mempo Giardinelli en su nota publicada en Página 12 el sábado 4 de junio bajo el título “La verdad y solo la verdad” :

“La defensa moral de las Madres de Plaza de Mayo no puede ni debe pasar por negación alguna. En cambio, sí debe pasar por la exigencia de profundas investigaciones, con fuertes sanciones a quienes resulten responsables, tanto en la entidad hoy cuestionada como en instancias superiores del Gobierno. No se puede ignorar que en esto hay algo evidentemente turbio, acaso sucio, y en cualquier caso gravísimo……….Personalmente, estoy absoluta e incondicionalmente convencido de la inocencia y buena fe de las Madres de Plaza de Mayo, y no dudo de que el resultado final de este desdichado caso lo demostrará. Pero para ello hay que exigir y redoblar esfuerzos, precisamente para que se sepa la verdad, y toda la verdad”. En el mismo sentido se pronunció la diputada Victoria Donda: La mejor forma de defender a las Madres es investigando”

 

 

SERGIO SCHOKLENDER

Acusado y condenado por el asesinato de sus padres, siempre dejó entrever que era el chivo emisario de un crimen vinculado a las relaciones pesadas de su padre comerciante de armas. Prometió contar su verdad cuando saliera su hermano Pablo de la cárcel. Eso ocurrió en el 2006 y nunca cumplió. Su vida en prisión, relatada en su libro “Infierno y resurrección”, está reflejada en ese título. El infierno de la sobrevivencia carcelaria, la infinidad de golpizas y castigos, las dificultades de la convivencia diaria con presos pesados, y la resurrección a través de cursar y concluir dos carreras universitarias ( derecho y psicología), especializar en computación, crear el Centro Universitario en Devoto y Caseros. El ingreso de Hebe en su vida, Sergio lo relata así:

 “ A Hebe me la había cruzado junto con otras Madres cuando visitaban a los presos políticos en Devoto, en el 83. Ella me había preguntado qué podía hacer por mí y yo le había contestado que la lucha de las Madres, en ese momento, era otra. Diez años más tarde… Hebe decidió conocer el CINAP ((Centro de Informática Aplicada de la Universidad de Buenos Aires)……Finalmente accedieron a autorizar nuestras entrevistas en una pequeña oficina repleta de micrófonos. Verla a Hebe de Bonafini, la Presidente de las Madres de Plaza de Mayo, era para mí increíble, era como ver a alguien demasiado grande, demasiado importante y que significaba tanto para todos……A medida que iba creciendo mi formación política, yo me había ido endureciendo. Creía que lo cotidiano era importante, pero que la lucha no tenía nada que ver con los afectos, con las sensaciones y con las emociones. Con una infinita paciencia, Hebe comenzó a rasgar esa coraza con la que me había revestido y buscó a Sergio…. Hebe, en cambio, me hablaba a mí, al ser humano que tenía miedos, angustias, dolores y esperanzas……Como no desarmarme ante esa mujer que se levantaba a la madrugada, tomaba un colectivo hasta la estación de trenes de La Plata, sumaba otro colectivo a una hora de tren y llegaba con sus paquetitos  y sus dieciocho años de pelea inclaudicable.  …..La vuelta de Pablo a la cárcel fue el primer llamado de atención. El segundo, esa carta que Hebe me regaló para mi cumpleaños, a los 36 años acompañada de las llaves de su casa. A Hebe Madre le dolía verme preso”        

 LOS PAÑUELOS SEGUIRÁN SIENDO BLANCOS

 

Hay una ofensiva de los medios hegemónicos tendiente a embarrar a los pañuelos blancos, a la política de derechos humanos y al gobierno. Pero las situaciones más que confusas, para describirlas en forma elegante,  no la inventaron “La Nación” o “Clarín”. La fácil y elemental excusa de la campaña mediática no puede ser la primera respuesta para deslindar las responsabilidades en el gobierno y la Fundación. No porque no exista la campaña, sino que no puede ser utilizada como explicación universal. Tampoco se debe usar la historia de los pañuelos como subterfugio para  eludir cuestiones del presente. Y porque los que creemos en su trayectoria y su presente, queremos que nadie pueda salpicar a los pañuelos blancos.

 

 

Es preciso recordar que Dante Alighieri en “ La Divina Comedia” reserva a los traidores el noveno círculo del infierno, por encima del séptimo donde eran condenados los violentos contra la vida y los bienes del prójimo.

La historia es una notable y original escritora de relatos apasionantes. En la página 177 de “Infierno y resurrección” Sergio escribió: “Salir, robar un auto, robar dinero. No sabía hacer todo eso…” A su vez, Hebe escribió el prólogo del otro libro de Sergio, “Schoklender desde afuera” donde quedó registrado: “Mucha gente me pregunta cómo es Sergio. Tiene dentro de él a cientos de Sergio. A veces es muy pequeñito, a veces es gigante, a veces es muy tierno. Pero encontrar al Sergio verdadero es muy difícil porque él siempre lo esconde.”

 

12-06-2011

  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------TODOS LOS LOS DERECHOS RESERVADOS . Hugo Presman.  

Para publicar citar la fuente

Puede visitar nuestro blog: http://www.presmanhugo.blogspot.com/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres